La Revista Cultural La Palestra Noticias es un espacio de encuentro para compartir el amor por el Arte, por el Deporte, por la Literatura, por la Salud, por los conocimientos de Astrología, por el Medio ambiente y su cuidado, por la cultura de cada Sociedad y su gente; por los viajes, la oportunidad de descubrirnos diferentes y semejantes.   

5 de noviemre de 2019

El karma de la luna llena en Virgo

 

Por Marcelo Cippitelli Fresneda 

Monje Budista C´han - Astrólogo Kármico - Psicólogo social.

Los signos de Tierra gozan de mayor poder perceptivo a través de los sentidos que los signos que pertenecen a otros elementos. Cada uno lo utiliza de la forma en que lo siente. Tauro manifiesta belleza, Capricornio genera riqueza, pero Virgo… En el caso de Virgo esta percepción agudizada se centra en captar de su entorno (circunstancias, objetos, personas) todos los detalles que deberían ser corregidos de algún modo. Y como es tan laborioso, pone manos a la obra para realizarlo. Si se trata del signo solar esta característica puede resultar invasiva pero positiva. En cambio, la energía puramente emocional de la Luna de Virgo conduce a exacerbar esta característica en forma demasiado marcada y, la mayor parte de las veces, muy molesta. Esta modalidad se traslada a todos los aspectos de la vida y a todos los niveles del accionar. Pero como todo en el Universo se halla en equilibrio y responde a las Leyes, la tendencia a «ver exclusivamente lo que está mal» se vuelve hacia uno mismo indefectiblemente. Al polarizarnos con esta luna tendemos a ver nuestros propios defectos de manera muy marcada y ello actúa en desmedro de un raro y preciado don que no sabemos entender: la famosa y nunca bien ponderada «autoestima». Esta actitud exacerbada inspirada por la Luna de Virgo es parte de un círculo vicioso en el que resulta extremadamente fácil caer y muy difícil salir.

 

La manifestación más externa y común está representada por la obsesión por la limpieza y por el detalle hasta puntos neuróticos. Esto representa una sensación de impureza interna, a veces justificada y en otras ocasiones sólo inventada por la propia psiquis que encuentra un camino de alivio a través de esta actitud exagerada a limpiar y ordenar. 

 

Si bien esta Luna Llena en Virgo nos da la posibilidad de realizar limpiezas de todo tipo y a todo nivel —tanto mental, físico o espiritualmente—, debemos tener presente la posibilidad de que nuestro ego nos esté llevando a exagerar tanto la sensación de suciedad como la de tener que limpiar. Los individuos que se obsesionan (palabra clave fundamental de Virgo) con la limpieza y la necesidad de vincularse sólo con elementos, personas, ambientes o situaciones asépticas (de todas las maneras en que esto puede representarse) denotan un ego muy sobredimensionado que les impide manejarse adecuadamente en el mundo real. El alimento no necesita ser garantizadamente súper puro para dar salud óptima. En los casos en los que el individuo se obsesiona por la limpieza, el orden, la asepsia y la descontaminación en cualquiera de sus formas debería revisar sus índices de crítica del medio, de los demás, del mundo en general. Solo desarrollando la Compasión es que este ser conseguirá superar las barreras autoimpuestas y dejar de perder tanto tiempo y energía en limpiar lo que no necesita ser limpiado.

Compasión implica la correcta comprensión del otro y de su ambiente y su historia que dieron origen a las circunstancias que manifiesta. La compasión es el paso previo e indispensable hacia el estado más deseado del ser: el Amor. Los vínculos que comienzan habiéndose salteado este paso, luego requieren de volver sobre la marcha para completarlo. De lo contrario, indefectible e inexorablemente, surge la crítica, el reclamo, la decepción, el intento de gestionar el cambio del otro y finalmente la ruptura de la relación. Por lo tanto, las virtudes características del plano más elevado de esta luna son de fundamental importancia para nuestras relaciones. 

 

Creo firmemente que merece la pena dedicar estos días a la meditación y reflexión sobre estos temas en particular para garantizarnos un acceso seguro al mundo del Amor verdadero. 

 

La pureza espiritual ha sido siempre el lema más difundido de este enigmático signo. En los siglos anteriores, durante la oscura Era de las Religiones, no resultaba muy complejo entender qué era ser puro y mantenerse impoluto. Solamente había que atenerse a las reglas y códigos establecidos por la religión reinante. Y estas reglas, si bien no eran fáciles de seguir, resultaban muy claras y concretas: hacer esto y no hacer aquello. Cuando la influencia de las religiones dejó de ser estricta y literal se complicó mucho mantener un criterio propio sobre lo que es mantener un alto grado de pureza espiritual sin caer en las trampas del ego. Es por ello que esta Luna Llena nos invita a plantearnos la difícil trampa de creer que por mantener alguna forma de disciplina o conducta (yoga, meditación, veganismo, vegetarianismo, conductas militantes o religiosas u otras modalidades, etc…) ello nos convierte en más puros y elevados que otros seres humanos. Y precisamente en ese punto es que el Ego se ahoga en su propio auto ensalzamiento y fracasan los esfuerzos. Esta Luna nos invita a darnos cuenta de que el Espíritu sólo puede purificarse por la vibración empática con los demás seres y que cualquier postura radical sólo nos conduce al entorpecimiento en el difícil camino del crecimiento espiritual. 

 

Más amor real y menos extremismos es el consejo de esta bella Luna.

Luna Llena en Virgo

*Para hacer consultas personalizadas te podes comunicar con Marcelo Cippitelli a su dirección de mail marcelocippitelli@gmail.com o a su celular (011) 15 5376-5823.